martes, 10 de julio de 2018

NO A LA REPRIVATIZACIÓN DE LOS POLIDEPORTIVOS QUE FINALIZAN CONTRATO




NO A LA REPRIVATIZACIÓN DE LOS POLIDEPORTIVOS QUE FINALIZAN CONTRATO

Hace pocos meses, el Ayuntamiento de Madrid anunciaba un nuevo sistema de gestión mixta para los 5 Centros Deportivos Municipales cuyo contrato de gestión privada vencía en esta legislatura. Dicho sistema contemplaba que una parte menor de las tareas fueran asumidas directamente por el municipio, con personal propio, y la mayor parte se volviera a licitar a las empresas privadas. Este modelo fue rechazado de manera generalizada, entre otros motivos por la inseguridad que generaba a los trabajadores y trabajadoras, al no contemplar la subrogación, y porque no suponía avance sustancial en la gestión de un servicio que está cada vez más deteriorado por el afán de las empresas privadas.
Estas críticas recibidas a un modelo que no contentaba a nadie, y la movilización de las y los trabajadores, hicieron replantear al equipo de gobierno municipal su estrategia a seguir, y ahora anuncian un modelo, que llaman de gestión directa, que no es más que una continuidad pura y dura del modelo privatizador.
¿Qué cambia en este modelo? Que la dirección del Polideportivo estará a cargo de una persona nombrada por el Ayuntamiento de su propia plantilla, pero el resto de las actividades salen de nuevo a licitación para que las gestionen empresas privadas.
El Ayuntamiento de Madrid alega que este modelo es el que tiene mayores garantías jurídicas para la continuidad de los y las trabajadoras en sus puestos de trabajo. Pero esto es sólo cierto si se compara con la propuesta anterior, en la que se renunciaba a la subrogación, tanto de la parte que se gestionaría de manera directa como la que quedaría en manos de empresas privadas, amparándose en algunos sindicatos que preferían defender intereses corporativos en lugar de otros más generales. Se trata de una comparación tramposa: amenaza con despidos y luego ofrece “quedarme como estoy”, como dice el refrán.
El modelo que se propone significa mantener la precariedad laboral de las plantillas con la que las empresas privadas gestionan los Polideportivos, con bajos salarios, contratos temporales en muchos casos, muy lejos de esas garantías laborales que se anuncian.
Además este modelo supone no avanzar ni un sólo paso hacia la regularización de muchos de las y los trabajadores interinos  con contratos a tiempo parcial e ínfimas condiciones laborales, que por el contrario y con la gestión directa, tendrían expectativas de mejorar y estabilizar sus horarios y salarios, al tener que aumentar unas plantillas deficitarias.
No es cierto que sea imposible legalmente la subrogación  por parte de la administración que decide asumir de manera directa la gestión de un servicio; hay muchas sentencias judiciales que obligan a esta subrogación, y hasta la nueva ley de contratos del sector público lo deja planteado con más claridad: Se trata de un mandato legal. ¿No lo ha hecho el propio Ayuntamiento de Madrid en los casos de BiciMad o la Funeraria, que tan buenos resultados están dando? Querer mejorar las condiciones laborales y acabar con la precariedad no es pretender un privilegio (como hay quien pretende dar a entender); simplemente se trata de un DERECHO.
Por supuesto que estamos contra los despidos, y por ello a favor del mantenimiento de los puestos de trabajo. Pero no en condiciones precarias como las actuales y sin un horizonte claro a largo plazo. Exigimos las mejoras laborales que significaría una subrogación de las y los trabajadores en el sector público municipal, y la mejora de las expectativas del personal interino, y por eso compartimos la posición adoptada por el comité de empresa del Ayuntamiento de Madrid que recientemente ha rechazado la actual propuesta reprivatizadora.
Pero además, cuando reclamamos la gestión directa municipal del servicio deportivo, queremos que acaben las corruptelas en los contratos, la mala calidad o privaciones de algunos servicios que sufren muchas de las personas usuarias de los mismos y que hemos denunciado en anteriores ocasiones; queremos por ejemplo que un bono sacado en una piscina de titularidad municipal pueda ser usado en cualquier otra piscina de la red municipal.
Y queremos también que se ponga fin al deterioro de las instalaciones poco mantenidas por las empresas privadas, y que el Ayuntamiento, es decir todos los vecinos y vecinas de la ciudad, nos ahorremos gastos superfluos de los contratos, como el beneficio empresarial, el IVA, y un largo etcétera.
Si rechazamos el modelo reprivatizador que se propone no es para colocar en una situación de incertidumbre a quienes ya trabajan allí, sino todo lo contrario, por exigir que se mejoren sus condiciones laborales y tengamos un servicio de mejor calidad y más barato para las arcas municipales.
Y un detalle importante: No llamen remunicipalización ni gestión directa a un modelo en el que el 95% de la actividad y la plantilla pertenece a una empresa privada a la que el Ayuntamiento paga por realizar esos servicios. Un poco de seriedad, por favor.










miércoles, 23 de mayo de 2018

No podéis faltar al acto que celebraremos el sábado 2 de Junio, en el que se analizarán casos concretos el los que  sentencias judiciales avalan la recuperación de la gestión directa de varios servicios  públicos en distintos lugares.
Todo ello después de que, como suele ocurrir, las decisiones legítimas de recuperar un servicio, como consecuencia, además, de la mala gestión que se hace por las empresas privadas, sean cuestionadas y denunciadas por  éstas o por aquellos grupos políticos que defienden los intereses de un@s poc@s, en lugar de trabajar por el bien común.



lunes, 2 de abril de 2018

APOYO AL TEATRO DE LA ZARZUELA. LA CULTURA NO ESTÁ EN VENTA

COMUNICADO PLATAFORMA POR LA REMUNICIPALIZACIÓN

¡¡LA CULTURA TAMPOCO SE    VENDE!!

El pasado 10 de marzo se recibió la noticia de que el Teatro Real, gestionado por una empresa privada disfrazada de fundación, pretendía ejecutar la absorción del Teatro de la Zarzuela. Este hecho supondría la privatización progresiva de los teatros nacionales, destrucción de puestos de trabajo en ambos centros debido a la política de externalización llevada a cabo por la Fundación Teatro real en los últimos años, se perdería, además, la contratación de artistas españoles, ya que esta fundación tiene como política la contratación de artistas extranjeros en sus obras, y la desaparición paulatina del género lírico nacional con la consabida subida de precios en las entradas que convertirían en prohibitiva la oportunidad de acceder a sus espectáculos, como viene sucediendo en el Teatro Real (recordemos que funciona mayoritariamente por la adquisición de bonos a precios prohibitivos y entradas caras de escasa visibilidad).

Todo esto convertiría al INAEM en un servicio externalizado más, dentro de las políticas neoliberales que se vienen forjando y adueñando de todo, teniendo como consecuencia la precarización del servicio y el enriquecimiento de unos cuantos.

Pero, ¿quién está detrás de todo esto?, como viene siendo habitual, tras todos estos ejercicios de externalización no solo hay empresas, como en este caso, Fundación Teatro Real, también hay nombres propios, en este caso, Gregorio Marañón y Bertrán, presidente del Teatro Real y de Universal Music Spain. Como dato curioso cada mes de julio el Teatro Real acoge el Universal Music Festival, en el que actúan estrellas de nombre internacional en el mundo de la música. Casualmente, si antes era Universal Music Spain quien alquilaba a precio módico el Teatro Real para tal evento, es ahora el propio Teatro Real quien pagará porque se celebre en sus espacios dicho festival.

Si finalmente se lleva a cabo esta vergonzosa maniobra, el Teatro de la Zarzuela pasara a formar parte de los intereses y ganancias de Gregorio Marañón y Bertrán.


Desde la Plataforma por la (re) municipalización de los Servicios Públicos y en defensa de la gestión de los mismos, mostramos nuestra oposición a este ataque político- empresarial, exigiendo la defensa de lo público y la inclusión del Teatro Real en el INAEM, así como la NO privatización del Teatro de la Zarzuela.

No podemos dejar de alabar la conciencia de clase y lucha de los trabajador@s del INAEM y su rápida organización para convertirse en la punta de lanza en estos momentos, que debe guiar a las personas y colectivos en la defensa de los servicios públicos y los intereses de la clase trabajadora en general. Nos sumamos a la respuesta combativa, talentosa y artística que generan los trabajador@s del INAEM, en respuesta a un concepto neoliberal y elitista que pervierte y aniquila los derechos laborales, la solidaridad y la participación.

¡¡EL INAEM NO SE VENDE, en defensa de lo público y la cultura al alcance de tod@s!!


Madrid, 26 de marzo 2018




lunes, 26 de marzo de 2018

INSTALACIONES DEPORTIVAS MUNICIPALES

COMUNICADO DE LA PLATAFORMA POR LA REMUNICIPALIZACIÓN


MUNICIPALIZACIÓN DE LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS MUNICIPALES EVA DUARTE, BREOGAN Y TORRESPAÑA DEL DISTRITO DE SALAMANCA CON SUBROGACIÓN DE LAS PLANTILLAS LABORALES 


     No salimos de una para meternos de lleno en otra. La Junta Municipal de Salamanca tiene previsto ceder las llamadas instalaciones deportivas básicas elementales con control de acceso Eva Duarte, Breogán y Torrespaña. No se ha aprendido con el ejemplo de la empresa Palestra, que ha gestionado hasta hace unos meses estas instalaciones, lo que significa la privatización de los servicios públicos, en este caso deportivos, una empresa privada que hizo muchísimo daño al deporte en general (usuari@s, trabajador@s, instalaciones, etc). El Ayuntamiento, después de un paréntesis de semirremunicipalización (durante unos meses estuvo gestionando las instalaciones, aunque sin subrogación), ahora vuelve a las andadas con una nueva versión de cesión a “entidades sin ánimo de lucro”. Si hay cesión no hay subrogación. Pero, además, la “entidad sin ánimo de lucro” que más posibilidades tiene de hacerse con esa cesión, en realidad la única (¿por qué será?), es, ¡¡sorpresa!! el club deportivo Breogán, un club sospechoso de ser pseudónimo de Palestra.


     Hacemos una llamada de atención a la Junta Municipal de Salamanca para que corrija sus pretensiones y sea fiel a su programa político y proceda a la remunicipalización y gestión directa de sus instalaciones con la subrogación de la plantilla trabajadora. No nos valen ya más excusas con los obstáculos legales y la imposibilidad de hacerlo como se prometió. Los tribunales de justicia están dando la razón a los ayuntamientos que sí se han atrevido, a pesar de las trabas, a los procesos de remunicipalización con subrogación. Aunque denunciados por el gobierno, presionados y atacados mediáticamente, están consiguiendo sacar adelante esos procesos.


     Un gobierno como Ahora Madrid se tiene que preocupar de mejorar los servicios públicos y, la única manera es prestarlos con gestión directa, ya que eso será favorable para tod@s. Pero, no se puede prestar un servicio directamente sin tener en cuenta a las plantillas que hasta ahora han trabajado en las diversas instalaciones que se pretenden ceder. No podemos olvidarnos de ellas. No se pueden dejar en la calle de un plumazo a decenas de trabajadores que hasta ahora estaban ejerciendo una labor con mucha buena voluntad, aun estando en unas condiciones bastante precarias, motivadas por la privatización y los beneficios de empresas sin escrúpulos, a las que la prestación de los servicios y la dignidad de la plantilla les traen sin cuidado.


     La solución más ventajosa para el Ayuntamiento, la ciudadanía y la plantilla es la remunicipalización de estas instalaciones y la subrogación de dicho personal laboral. Y, sin duda, es la única salida para hacer una política valiente y digna, de acuerdo con el programa electoral que llevó a Ahora Madrid a dirigir este Ayuntamiento.


     Desde esta Plataforma, seguiremos trabajando por la recuperación de la gestión de los Centros Deportivos Municipales y el resto de servicios públicos privatizados por este gobierno y otros anteriores, y apoyaremos las iniciativas de lucha de los usuari@s y trabajador@s afectados por el incumplimiento del programa electoral de este equipo de gobierno.